investigaciontango.com

 
  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente

FILIBERTO EN DISCOS ODEÓN

E-mail Imprimir PDF

JUAN DE DIOS FILIBERTO Y SU ORQUESTA PORTEÑA

DISCOGRAFÍA COMENTADA

Primera Parte

Discos Odeón

Por Pablo Darío Taboada

Si bien el nombre de Juan de Dios Filiberto es uno de los más importantes y resonantes de toda la historia del tango, y sus cualidades de compositor con “Guaymallén” y “Cura segura”, datan de los tiempos de la guardia vieja, su etapa como director de orquesta y su quehacer fonográfico comienzan recién en 1932. 

La explicación es simple: a pesar de lo que muchos suponen, Filiberto comenzó a grabar en 1932, por el sencillo hecho de que en aquel año armó su primera gran orquesta. En la sección compositores, aparecerá pronto su biografía artística para explicar el paso del Filiberto compositor al de director. Aquí solo corresponde hacer notar que su labor en el disco comienza en la década del treinta del siglo XX. 

Su primera colaboración en un estudio de grabación, al parecer, se remite a una placa de 1930, para el sello del disco Nacional Odeón de la serie de grabaciones de la cancionista Patrocinio Díaz, donde Filiberto presta concurso como armoniquista, en el acompañamiento de la estilista criolla, junto a las guitarras de Freyre, Dávila y Pastor. Justamente la grabación pertenece a un tango de Filiberto y Silva Valdés, el archi-famoso “Clavel del aire” que también grabaran Gardel, Corsini y Canaro y que fuera conocido en medio mundo.  

Pero en condición de director, su primera placa también corresponde al disco Nacional Odeón. Max Glücksmann lo contrató para grabar en su casa fonográfica. La denominación de la orquesta de Filiberto, a diferencia de sus pares de época, no se identificaba como típica, sino como orquesta porteña. El criterio musical de Filiberto no se limitaba a los instrumentos clásicos de la típica, como piano, bandoneón, violín y contrabajo, sino que incluía, además de los tradicionales usos sonoros, otros instrumentos poco utilizados en el medio como armonios, requintos, concertinas, clarinetes, flautas y otros vientos, no comunes en los tangos de aquellos años, salvo las excepciones de Canaro y Lomuto, con la diferencia de que estos directores lo hacían en algunas y no en todas sus grabaciones. En menor medida inclusive, Firpo utilizó vientos y Fresedo, caso aparte en instrumentación tanguera, tuvo arpas, cellos, xilofones o vibraciones y hasta baterías. Pero Filiberto, sonaba bien distinto. Con un innegable aire de tango fronterizo entre la ciudad, los arrabales y el campo argentino. Y el maestro era conciente y responsable de ese estilo musical.   

Para distinguirse de sus colegas, con el agregado de estas piezas, Filiberto prefería autollamarse: músico de orquesta porteña. Esta mención también fue consonante con la modalidad publicitaria de denominar sus tangos, canción porteña, razón que explicaremos en el capítulo pertinente de su vida artística en la sección compositores.  

No sabemos demasiado acerca de la orquesta de Filiberto y sus músicos componentes. Solía tener más de quince instrumentistas y variaban los instrumentos acorde a las ejecuciones de las obras y los programas a ofrecer, sea en radio o festivales artísticos en teatros y giras. Sabemos que el pianista que estuvo en el banquillo durante los años treinta fue nada menos que Raúl Fernández Siro, conocido luego, como compositor del tango “Ninguna”, con versos de Homero Manzi. También, puedo informar que el primer violinista del conjunto en la década de 1930, era el músico Julio Comas. El resto de los integrantes de la agrupación son una incógnita, pero es factible que muchos jóvenes alumnos -incluyendo mujeres-, que estudiaban música en La Boca junto al maestro, fueran los que engrosaban sus filas, llegada la ocasión.  

El 22 de noviembre de 1932, Filiberto graba el primer disco que sale a la venta en NACIONAL ODEÓN, con la serie 5300. La placa contiene dos obras de la autoría de Filiberto y Alberto Vacarezza: el tango “Botines viejos” y la ranchera “La charlatana”. El primero de ellos fue grabado en dos tomas (matrices 7293 y 7293-1, a la postre la editada) y fue el éxito que poco meses después, surgiera con la película “Tango”, donde aparece la orquesta porteña acompañando en esta magnífica obra, una soberbia interpretación de Azucena Maizani. El tango, fue grabado en 1933 por Ignacio Corsini, pero esta grabación no fue puesta en circulación, sino hasta épocas de larga duración.  La versión de la ranchera “La charlatana” (matriz 7291-1), fue publicada como su reverso, en calidad instrumental. No sabiendo si las tomas no editadas de ambos títulos (o sea, 7291 y 7292) son instrumentales o bien cantadas. Patrocinio Díaz, era generalmente la que estilaba cantar en radio y algunas placas lo corroboran, con el maestro Filiberto.  

Durante 1933, no conocemos grabaciones de Filiberto, aunque sí es dable destacar que la circulación de su disco reciente, fue por obra de la película, publicado y vendido durante toda la temporada.

Recién en 1934, Filiberto volvió al disco con cuatro placas que se detallan a continuación:  

DISCO N° 5301:

Matriz 7925: “El 13”, conocido tango del maestro Albérico Spátola.

Matriz 7926: “Santiago del Estero”, el no menos famoso vals de Andrés Chazarreta. Versiones efectuadas el 20 de noviembre de 1934. Instrumentales las dos.  

DISCO N°: 5302:

Matriz 8016:

“Mi credo”; tango del propio Filiberto.

Matriz 8017: “Porteñita”, milonga tangueada, del cuño compositivo de su pianista Fernández Siro con versos de J. Cánepa. Como anuncia el catálogo de los discos Odeón de la temporada, se lee: con estribillo, naturalmente de Patrocinio Díaz. Estos registros datan del 18 de diciembre de 1934. 

DISCO N° 5303:

Matriz 7923: “El pañuelito”, tango de suma fama de Filiberto y Gabino Coria Peñaloza. Esta versión, cuenta también con el estribillo de Patrocionio Díaz.

Matriz 7924: “Visiones de la pampa”, vals de Miguel Calvello. Instrumental. Registros que pertenecían a la sesión previa del 20 de noviembre de 1934. 

DISCO N° 5304:

Matriz 8018: “Yerba buena”; zamba del gran creador Manuel Gómez Carrillo.

Matriz 8019: “El churrito”, gato también de Gómez Carrillo. Último disco del año grabado el 18 de diciembre de 1934.  

Por lo que puede deducirse, además de tangos, Filiberto registra valses y rancheras al igual que todas las orquestas “típicas” de esos años, pero además incluye zambas y gatos, que las típicas solían grabar en casos sumamente excepcionales.  Es cierto que Canaro y Firpo han grabado piezas folklóricas, pero en proporción a su manantial de registros, el porcentaje de zambas o gatos debe ser bajo. En cambio, Filiberto, dado su repertorio de mechar permanentemente tangos con géneros de la Argentina toda, en una discografía bastante inferior a la de los directores encumbrados, tendrá una mayor variedad de géneros registrados. Pasaba que en radio y actuaciones públicas, solía tocar con asiduidad repertorio criollo. Por lo general, estas obras eran ejecutadas por los conjuntos de arte nativo como Scolatti Almeyda, Chazarreta, Rafael Rossi o José Luis Padula, entre otros. Canaro y Firpo lo hacían mínimamente y Filiberto en equilibrio con tangos y valses.  

En 1935, Filiberto volvió a los estudios del disco Odeón, para registrar dos marchas bien afamadas. Me refiero a “Tres arboles” de Imbroise y “San Lorenzo” de Cayetano Silva, que eran ya históricas y escolares y habían sido grabadas por todas las bandas militares y civiles de argentina y otros países del mundo. Filiberto se luce realmente en ese disco que lleva el número 5305 (matrices 8124 y 8125). Estas tomas instrumentales fueron grabadas el 13 de mayo de 1935.  

Poco después, el 10 de julio de ese año, Filiberto graba otras cuatro piezas que son publicadas en los siguientes dos discos. 

DISCO N° 5306:

Matriz 8226: “Tus ojos me embelesan”, vals de Gerardo Metallo, clásico de nuestra guardia vieja, versión instrumental.

Matriz 8228: “Clavel del aire”, tango de Filiberto y el gran poeta uruguayo Fernán Silva Valdés, versión instrumental.  

DISCO N° 5307:

Matriz 8227: “Bataraza”, ranchera de Filiberto.

Matriz 8225: “Responso malevo”, gran tango de Juan Polito, el destacado pianista, director de la típica Brunswick en los años de 1930 y luego, de Juan D’Arienzo.  

El 10 de agosto de 1935, Filiberto grabó otras dos tomas publicadas en el disco N° 5308:

 Matriz 8380: “Re fa si”, tango inolvidable de Enrique Delfino.

Matriz 8381: “Pensando en ti”, vals de Azucena Maizani, la gran Ñata Gaucha. Ambas versiones instrumentales.  

Hasta este disco, las versiones de 1934/35, se publicaron en etiqueta de DISCO CRIOLLO ODEÓN (solamente el primero de 1932, publicado en 1933 salió con la etiqueta de Disco Nacional Odeón). Desde entonces, las versiones serán de etiqueta Odeón (Verotón). Aclaro que dadas algunas reediciones, es posible que se encuentren estos discos en etiquetas verotón con mayor facilidad que Disco CRIOLLO, pero como mínimo hasta este disco, poseo las etiquetas originales.  

El 18 de octubre de 1935, Filiberto graba otras dos piezas que se publican en el Disco N° 5309.

Matriz 8382: “Estampa”, tango del conocido compositor Ramón Gutiérrez del Barrio, hermano de Alejandro, autores ambos de “No llorés más”, tango del repertorio gardeliano y músicos de escuela.

Matriz 8382: “Callecita”, tango de su pianista Fernández Siro. 

En 1936, Filiberto cerrará su labor en discos para la Odeón en la década del treinta. El 15 de octubre de dicho año llevó al disco cuatro temas. 

DISCO N° 5310:

Matriz: 8796: “El 16”, otro tango de Albérico Spátola (antes le había grabado “El 13”)Matriz 8797: “La quinterita”, polca del bandoneonista Rafael Rossi. 

DISCO N° 5311:

Matriz 8799: “Hermano”, tango de Osilich de Palma.

Matriz 8798: “Después del olvido”, tango, otra vez, de Fernández Siro, a la sazón, uno de los más afortunados compositores del repertorio novedoso de Filiberto. Estas cuatro versiones son instrumentales.  

Luego se conocieron algunos reacoples con los números 3512, 3513 y 3514 (siguen la serie de discos), pero no hay cosas nuevas, sino las mismas tomas de “El 13” con “Santiago del Estero”, “El 16” con “Pensando en ti” y “Responso malevo” con “Botines viejos”.  No conozco reediciones de estas placas en la década del cuarenta –aunque no las descarto, tal vez en sus postrimerías ya que en 1941 Filiberto grababa para la Víctor-, pero sí poseo varias de los años cincuenta. La prolífica obra de Filiberto, demandaba sus viejos discos, a pesar de estar dedicado él, a la dirección de orquestas municipales por afuera del circuito comercial. Sin embargo, sus viejos discos se reeditaron por la Odeón en los años 1950/55.  

Filiberto grabó para la VICTOR en 1941 y luego de muchos años para discos RCA-VICTOR en 1958-1959. Pero eso lo analizaremos en la próxima entrada. Por lo pronto, recordamos a la orquesta Filiberto de Odeón, tan auténticamente porteña, como la década del treinta.

Actualizado ( Sábado, 26 de Septiembre de 2015 19:25 )  

Buscador

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy17
mod_vvisit_counterAyer134
mod_vvisit_counterEsta semana17
mod_vvisit_counterEste mes4058
mod_vvisit_counterTodos377759