investigaciontango.com

 
  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente

DISCOGRAFÍA DE ANGEL VARGAS

E-mail Imprimir PDF

 

ANGEL VARGAS Y SUS PRIMEROS

REGISTROSEN EL DISCO

Por Pablo Taboada

Como ya se ha expresado en el primer capítulo de la historia artística de Angelito Vargas, el gran cantor debutó ante el micrófono fonográfico de la casa Odeón, en ocasión de colaborar como vocalista de la orquesta típica del legendario compositor de la guardia vieja tanguera y a su vez, folklorista, José Luis Padula.

Los registros llevados al disco el día 4 de noviembre de 1935, fueron el tango “Brindemos compañeros”, -perteneciente al propio director del conjunto, con versos de Enrique Cadícamo-, y la ranchera “Ñata linda”, otra de las obras del acervo de Padula, pero en este caso con letra de Lito Bayardo.

En 1938, la fama de Vargas, ya en notable ascenso a través de la radio y la reaparición intermitente del cantor en las lides de Angel D’Agostino, llamaron la atención de la gente de la Casa Víctor para hacerlo participar en las grabaciones de la Orquesta Típica del sello. Llegaron así dos registros en 1938 y otro a principios de 1939, donde Vargas mostró su nivel de cantor extraordinario. Ya no era un simple estribillista, sino un gran cantor de orquesta. Era algo completamente diferente a lo escuchado en ese rubro hasta entonces.

Los títulos grabados fueron:

-“ADIÓS BUENOS AIRES”, tango de Rodolfo Sciamarella con letra del cineasta Leopoldo Torre Ríos. Registro que data del 3 de febrero de 1938 y que se publicara en una cara del disco de la Típica Víctor N° 38375.

Los coleccionistas recuerdan estas inolvidables estrofas:

“Debo alejarme de mis tierras tan queridas
debo alejarme, sangrando el corazón,
como el poeta he de decir en mi partida
adiós Buenos Aires, amigos adiós.

Noches porteñas que supieron de mi dicha
mudos testigos hoy, de mi dolor
cada rincón me trae algún recuerdo
todo, todo me habla de su amor.

No sé que rumbos tomarán mis pasos,
lejos de esta tierra me lleva el destino
yo tengo en el alma penas y fracasos
que olvidar quisiera por algún camino.

Y si entre las brumas espesas de Londres
o en la algarabía infernal de New York
arranque esa pena que siempre se esconde
adiós Buenos Aires, amigos adiós”.

-“SIN RUMBO FIJO”, vals de Hermes Peressini y Carrere, grabado el 18 de abril de 1938 y publicado en el disco de la Típica Víctor N° 38441.

En el año 1939, efectuó su tercera participación con el conjunto:

-“INCERTIDUMBRE”, tango de Guillermo Alo, con letra de Lito Bayardo.  Registro del 5 de enero de 1939, editado en el disco de la Típica Víctor N° 38645. No debe confundirse esta obra con otra homónima de Eduardo Bianco, popularizada en Europa, ni con el tango de titulo similar de Mercedes Simone. Tampoco con el tango “Mi incertidumbre”.

Poco después llegó un disco antológico. Me refiero al de Angelito Vargas con acompañamiento de dos guitarras. Se ha dicho con cierta liviandad, que los guitarristas eran Falero y Carmona, los compositores del tango “Rie payaso”. No puedo confirmar dicho enunciado, ni tengo idea de cuál ha sido la fuente de tal aserto. Desconozco a los guitarristas que lo secundaron en el disco, como a los que lo solían acompañar en sus actuaciones públicas por radio o locales. Debe si decirse, que entre 1938-1939, Vargas no cantaba solamente con D’Agostino, sino que también actuaba con guitarras y colaboraba simultáneamente con la casa Víctor, en virtud de los registros comentados. Y lo hacía porque era ya para esa época, mucho más popular de lo que se cree. Su llegada al disco con D’Agostino, fue solo el colofón de varios años de prestigio en el medio.

En efecto, el disco Víctor 38700, mostraba a Vargas con guitarras. El disco contenía las grabaciones hechas el 17 de abril de 1939:

-“LA BRUJA”; tango de Juan Polito y Francisco Gorrindo.

-“MILONGÓN”; milonga de Francisco Canaro y Homero Manzi.

Vargas dejó de cantar con guitarras a partir de su acoplamiento definitivo al conjunto de D’Agostino en 1940, ya que antes lo hacía de manera esporádica o no exclusiva. No volverá a registrar temas con guitarras, sino hasta su etapa final como solista, cuando incorporó algunas piezas a su repertorio con el acompañamiento del trío de Alejandro Scarpino con bandoneón y dos guitarras. En esa tanda, volvió a grabar “La Bruja”. También grabó “Cartas viejas”, el tango del uruguayo García Servetto, que lo solía cantar con guitarras desde los años treinta, ya que era uno de sus tangos predilectos. Ciertamente la grabación de “Cartas viejas” es extremadamente magnífica.  

Por su parte, “Milongón” ha sido una de las obras cumbres de Francisco Canaro. Representa todo un símbolo de estilo de tango-milongón y tiene una letra inmejorable de Homero Manzi. La milonga se oyó en la película “Turbión” (1938) de la productora de Canaro, Rio de la Plata. La cinta fue dirigida por Antonio Momplet con guión de José Antonio Saldías y protagonizada por Francisco Petrone, Paquita y Luisa Vehil y Francisco Alvarez. Inmediatamente Vargas hizo un suceso radial de “Milongón” y la llevó al disco.

En 1940, la mentada dupla D’Agostino-Vargas, de exitosa temporada en los programas de Radio El Mundo, dancing nocturnos y clubes, llegó por fin al disco. La Casa Víctor los contrató y el día 13 de noviembre de 1940 llegaron al surco los dos primeros tangos que abrirían un camino de registros maravillosos y emocionantes.

El primer disco salido a la venta fue el Víctor N° 39136 y contaba con estas obras:

-“NO AFLOJÉS”, tango de Sebastián Piana, Pedro Maffia y Mario Battistella.

-“MUCHACHO”, tango de Edagardo Donato y Celedonio Esteban Flores.  

(“Muchacho”, lo cantó durante toda su carrera y lo regrabó en los años cincuenta con el trío Scarpino).

A partir de este primer disco con D’Agostino, los triunfos de los dos ángeles del tango se multiplicaron al por mayor y por suerte, más de noventa títulos se conservaron en las placas de la Víctor, como se verá en la próxima entrada.

PD: Existe una grabación de Ángel Vargas inédita, cantando el tango de Enrique Delfino y Luis César Amadori “Ventanita florida” con acompañamiento de guitarras (fines de los años cincuenta). La grabación fue tomada de un ensayo del cantor por su amigo –y presentador de sus últimas actuaciones- Alberto Montesano, quién era a la vez, coleccionista y difusor radial. Dicha versión se irradió en varias audiciones de tango, entre ellas, la del gran maestro Juan Ayala, quien también poseía una copia de la curiosidad en cinta. Aclaro que nunca llegué a copiar dicha versión –que sí escuché- a pesar de haber conocido a Montesano y a Ayala, mi gran maestro. Esa versión, por lo tanto, se  encuentra perdida, salvo, que la misma se encuentre casi olvidada en una vieja cinta de Ayala, que posiblemente haya ido a manos de otros coleccionistas.

PD II: Circula por la web, una versión del tango “Carnaval de mi barrio”, cantaba por Vargas, a capela. Sospecho que alguien grabó ese ensayo cantoral. Vaya a saber cómo llegó a la web. Debe estarse siempre atento a las nuevas cosas grabadas que puedan aparecer. En materia de registros, nada está dicho. Todo puede ser posible. Nada más desacertado que afirmar con solvencia: “No existe esa grabación”.

Actualizado ( Domingo, 09 de Noviembre de 2014 17:31 )  

Buscador

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy20
mod_vvisit_counterAyer85
mod_vvisit_counterEsta semana1000
mod_vvisit_counterEste mes4378
mod_vvisit_counterTodos383370